Puerta Sevilla Carmona
Carmona, una ciudad llena de encanto

Dicen que el Rey Fernando III definió a Carmona como “el lucero que luce en la aurora”. Este lugar sin duda enamora a todo aquel que lo visita. Carmona, de la mano de Sevilla desde que compartían la antigua muralla de la ciudad, merece la pena ser observada. ¿Te apuntas a conocerla?

Alcázar Puerta de Sevilla

El Alcázar de Carmona está situado en la conocida Plaza de Blas Infante alzado sobre la Puerta de Sevilla y forma un complejo de carácter defensivo casi inaccesible. Asimismo, dicha fortificación ha contado durante su existencia como tal con una ubicación totalmente estratégica ya que se encontraba a una altura elevada dentro del recinto amurallado, fortaleciendo así la defensa de la Carmona contra los posibles ataques.

Su historia se ha visto marcada por importantes cambios, especialmente durante los siglos XIV y XV. Unos años más tarde, entre 1973 y 1975, fue restaurado y remodelado tanto en su exterior como en su interior. Y, actualmente, el Alcázar de Carmona está habilitado para la celebración de actos culturales y visitas turísticas, siendo la sede del Centro de Recepción Turística.

Con respecto a su estructura arquitectónica, el Alcázar posee algunos elementos que conviene destacar. En primer lugar, La Torre del Homenaje, cuya longitud se extiende hasta la altura del patio interior, conserva intactos los sillones almohadillados. En segundo lugar, La Torre del Oro desde la cual se puede apreciar una panorámica única de Carmona. Y en tercer lugar, El Patio de los Aljibes, también conocido como patio interior, donde se observa un aljibe excavado en la propia construcción.

Ayuntamiento de Carmona

Está ubicado en el mismo edificio donde estaba asentada la Antigua Residencia Conventual de los Jesuitas. La construcción data del año 1621. Sin embargo, en época de Carlos III, los jesuitas quedaron desprovistos de los bienes materiales que les pertenecían y ello conllevó a que la residencia pasara a convertirse en una casa de pupilaje. Unos años más tarde, en 1842, se produjo la mencionada adaptación al Ayuntamiento, que se reformó posteriormente hasta en dos ocasiones, fechadas en los años 1980 y 1992.

Actualmente, la edificación está organizada alrededor del antiguo patio del claustro, donde aún se puede observar un gran mosaico romano, llamado “Mosaico de la Medusa”, que fue hallado en el casco antiguo de Carmona. Asimismo, en la Sala de Sesiones también se pueden apreciar dos joyas históricas, como son el cipo funerario de Tulio Amelio, datado del siglo I d.C., y algunos fragmentos del “Mosaico de Bruma”.

Convento de Santa Clara

Se trata de un convento de clausura donde habita una orden de monjas franciscanas clarisas. El Convento de Santa Clara fue fundado en el año 1460 por una bula pontificia y protegido desde entonces por Beatriz Pacheco, la Duquesa de Arcos. Resulta anecdótico señalar que, debido a la lentitud del proceso de construcción, dicho convento contiene distintos estilos arquitectónicos. Asimismo, el templo está comunicado con el exterior mediante dos portadas, entre las cuales se puede observar una escultura de Santa Clara.

Casa-Palacio de Los Domínguez

Situada muy próxima a la Iglesia de San Bartolomé, la Casa-Palacio de Los Domínguez es un edificio civil de gran interés construido en el siglo XVIII. En la actualidad, dicho edificio está destinado a ser la sede de la Biblioteca y el Archivo Municipal de Carmona. Con respecto a la construcción, se caracteriza por ser de un estilo barroco, que destaca por una enorme portada con dos cuerpos visiblemente diferenciados y con una decoración geométrica en la fachada exterior.

Fuente de los Leones y Alameda de Alfonso XIII

Ubicada en el arrabal de la ciudad, la Fuente de los Leones era comúnmente conocida como la “Plaza de Abajo” porque se encuentra situada en la parte inferior del recinto amurallado, mientras que la zona alta de la ciudad era denominada la “Plaza de Arriba”. Esta fuente, con el paso del tiempo, se convirtió en un lugar de encuentro, lo que propició más tarde la construcción de una alameda a sus alrededores. Con motivo de la Exposición Iberoamericana del 29, celebrada en Sevilla, la conocida como Alameda de Alfonso XIII fue remodelada y adquirió su aspecto actual.

Necrópolis Romana de Carmona

Se trata del monumento más notable en Carmona y es una joya arquitectónica única en su género. La Necrópolis Romana fue descubierta a finales del siglo XIX debido a la iniciativa de los arqueólogos Juan Fernández López y George Edward Bonsor. Data aproximadamente del siglo I y contiene un número considerable de mausoleos colectivos, formados por una cámara subterránea, que fueron los tipos de enterramientos más comunes en la Necrópolis de Carmona.

En este sentido, el ritual más frecuente se basaba en la incineración a través de la cual los cadáveres eran incinerados en quemaderos excavados en la roca y, tras ser cubiertos de tierra, se les colocaba encima una estela para indicar el lugar y el nombre del difunto. Como anécdota, en algunas cámaras aún quedan las huellas de las puertas que las cerraban.

Plaza de Abastos o Mercado

En el solar donde actualmente se encuentra el mercado existió un monasterio bajo la advocación de Santa Catalina que pertenecía a la orden dominica. Este mercado se creó a finales del siglo XVI, aunque el actual edificio es una obra realizada en el año 1842 por el arquitecto Ramón del Toro. A día de hoy se puede observar una construcción a modo de plaza mayor con pórticos y lonjas para los distintos puestos del mercado, a pesar de que un tramo de las crujías correspondan al antiguo claustro conventual.

Login Form
Register Form

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies