Cinco hábitos saludables para comenzar bien el día en casa

Despertar cada mañana con una sonrisa y asumir una actitud positiva es uno de los hábitos más recomendables con los que deberíamos afrontar el comienzo de cada día. Sin embargo, no siempre es posible despertarse con energía y motivación, por lo que te dejamos cinco hábitos saludables que te ayudarán a afrontar el inicio del día de una forma más sana y más positiva. ¡Toma nota de ellos!

1. Despertarse a una hora razonable

Levantarse temprano o, al menos, a una hora razonable por las mañanas es un hábito saludable. Para calcular qué se considera una “hora razonable” piensa en aquella a la que sueles hacerlo y réstale dos horas. Lo importante es mantener una disciplina y una constancia que se reflejen en unos horarios más o menos regulares. Esto ayudará enormemente a nuestro cuerpo a asumir una costumbre cotidiana y, sobre todo, a nuestra mente a despejarse. Como consejo final: Evita en su mayoría los dispositivos electrónicos antes de ir a dormir.

2. Beber agua

Tras haber dormido unas 7 u 8 horas, nuestro cuerpo necesita hidratación ya que ha estado llevando a cabo una serie de acciones regenerativas y depurativas en nuestro organismo durante toda la noche y conviene rehidratarlo. Con un vaso de agua por la mañana no solo nos hidratamos, sino que también ayudamos al cuerpo a depurarse del todo. Para mejorar aún más la primera hidratación del día, toma nota de estos consejos que harán que el primer vaso sea aún más saludable y apetecible:

  • Sírvelo en un vaso de cristal e intenta evitar el de plástico.
  • Templa el agua, calentando un poco el agua sin que llegue a estar caliente del todo.
  • Añade en el vaso una rodaja de limón, que te ayudará a limpiar el organismo.
  • Si quieres, agrega un trocito de jengibre ya que tiene propiedades antiinflamatorias.

3. Hacer un desayuno nutritivo

Este paso es el favorito de muchos, pero no siempre lo cumplimos. Desayunar, o acabar con el ayuno, no tiene por qué cumplir ni de la misma forma ni a la misma hora para todo el mundo. Pero es importante tomarlo, a la hora a la que el cuerpo nos lo pida, y consumirlo en la forma más saludable posible. En este sentido, es recomendable evitar los procesados y aquellos alimentos que contengan mucha azúcar añadida. Como consejo: Desayunes a la hora a la que desayunes, sea más tarde o más temprano, trata de que sea nutritivo y saludable.

4. Tomar un tiempo para planificar las tareas del día

Al comenzar el día, también es importante ordenar y planificar nuestras ideas y las tareas que nos quedan pendientes. Por ello, es un hábito muy saludable el apuntar en una agenda los encargos que debemos cumplir a lo largo de ese día. De esta forma, la mente tendrá un objetivo claro y conciso de lo que debe llevar a cabo y esto ayudará a que nos podamos organizar de una mejor forma. Asimismo, la rutina de apuntar en un listado todas las tareas pendientes hará que, al final del día, nos sintamos más realizados con nosotros mismos al comprobar todo lo que hemos realizado.

5. Airear la habitación y hacer la cama

Cuidar el espacio físico en el que trabajamos o estudiamos es muy importante. Uno de los hábitos más saludables para mantener una habitación limpia y ordenada es el de airear la habitación y hacer la cama todas las mañanas. De esta forma, tendremos la sensación de que el espacio en el que estamos está organizado. Y ese orden nos dará una paz mental que, en consecuencia, nos hará sentir mejor.

Login Form
Register Form

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies pinchando aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies